31 mar. 2009

GRACIAS POR LA DEMOCRACIA


"El país perdió a un héroe de la democracia, falleció Alfonsín", titulé ayer y nadie me dijo nada en el diario, mi cara era de muy, pero muy, pocos amigos. Todos saben que soy radical, no de los alfonsinistas, pero aún así la muerte del Alfonso (como era su seudonimo para escribir en la revista "Inédito" de Mario Monteverde) me afecto mucho.
El viejo, él en persona, me hizo radical. En el año 1994 o 1993, yo estaba en cuarto o tercer año del colegio Gymnasium, de donde salieron muchos dirigentes del ala radical universitaria "Franja Morada", ellos se encargaron a invitarnos a una charla que el líder de la UCR daría en el colegio nacional. Una profesora de historia, que no quiero nombrar, me encomendó la tarea de hacerle la pregunta que ella no se animó a largar. Como no tuve oportunidad durante la charla, lo encaré:

Diego: Perdone doctor (muy educado yo)
Héroe de la democracia: No tengo nada que disculparle correligionario ( se me hizo un nudo en la garganta, el mismo que tengo ahora)
Diego: (reprochando en nombre ajeno)"¿Por qué dictó la ley de obediencia debida y punto final?

El viejo dejó de atender a todos los que se habían acercado a saludarlo, pidió un minuto y se dedicó a explicarle a un niño irreverente, que el momento histórico de la Argentina "pedía paz y no una guerra que la democracia no podía arriesgarse a perder", que si a mí, a mi edad, "me dolía el pecho de bronca", me imagine como estaba el, que había visto a sus amigos "irse y perderse en la barbarie para nunca más volver", me dijo que era una carga que llevaría hasta la tumba, pero que "la consolidación de la democracia, era su reconciliación consigo mismo cuando sentía esa culpa".
Hasta ahora había contado millones de veces esta anécdota y nunca conté que me había dicho, el Alfonso.
Desde ese día hasta ahora, dos cosas me quedaron dentro, El radicalismo y la convicción de que la democracia vale la vida, el dolor y la críticas porque "CON LA DEMOCRACIA SE COME, SE CURA Y SE EDUCA"
Dios y la historia lo tengan en la gloria ¡Gracias por todo lo que nos (y me) dio, "a nosotros a nuestra posteridad y a todos los hombres del mundo que quieran habitar el suelo argentino"!

15 comentarios:

el Rafa dijo...

No creí que te llegara tan adentro este señor. Realmente no comparto tu percepción que me parece claramente nublada por el sentimiento. Sin embargo respeto.
Abrazo hermano.

Mariana Nofal dijo...

Hermosooooooooooooooooooo

Mente Ridícula dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Mente Ridícula dijo...

Comparto amigo... hermosa anécdota. A mí me costó mucho entender esa decisión hasta que crecí un poco. Y ayer se me escaparon un par de lagrimitas por ese hombre honesto al que veía dar discursos con mi viejo, que realmente creía en que era primavera. Y lo que me dijo mi tata ayer, entre muchas cosas: "y se murió honesto"... Desde que nací hasta ahora, creo que es del único presidente que se podría decir algo así.. Besotes, nos vemos para cuaspas

Sebastián Nadal dijo...

Uffff, no me hablés de la Franja...
Pero comparto lo que decís de Alfonsín.
Abrazo.

Juan Manuel dijo...

Respeto las ideas y los momentos de dolor...

Pero estoy más cerca de " Fuegos de Oktubre" que del radicalismo...

Saludos Revolucionarios.
Juan Manuel.

Juan Pablo Sosa dijo...

Aciertos y errores, como todo humano. Pero de honorabilidad incuestionable. ¿Cuántos presidentes a lo largo de nuestra historia pueden ser definidos así?
Adiós y que sirva de ejemplo.

abrazada al sol dijo...

Si, se mando sus mocos tambien, pero hay que reconocer y valorar su honestidad...
7000 personas en congreso remomorandolo...
y a los de malvina? y a esas familias...?
Quede un poco sorprendida...

Juanjo Domínguez dijo...

Qué bueno, Diego. ¡Viva Alfonsín!

Capitana del Espacio dijo...

Muy buen post y a mi también como a tantos otros me costó años entender el por qué de esas leyes... si él siempre fue un defensor de los Derechos Humanos por qué se vendió? Me lo pregunté con dolor una y otra vez, hasta que crecí, crecimos y maduramos todos, y lo supimos ver... Ahora es simple juzgar a viejos represores de 90 años (que ojo, lo merecen y no me dan ni un poquito de pena) pero hay que ver cuántos son los qeu tenian los huevos para hacerlo hace 20 años atrás!

Un beso!

Diego Nofal dijo...

Rafa: mi percepción no está nublada por el sentimiento, sino por una realiad historica, la democracia que vivimos es una realidad y él fue uno de sus hacedores.
Mariana (hermana): Gracias viniendo de vos es más que un halago.
Mariana (futura visitante): a mi también se me cayeron algunas lagrimas, los hombres si lloran. Tu viejo tiene razón
Seba: perdón pero lo de la Franja, era parte de la anéctdota, u post también estuvo muy bueno.
Juan Manuel: Gracias por el respeto, no esperaba menos de usted, me encanto lo de los fuegos de oktubre, suelo escuchar esa canción sin prestarle atención.
Negro: de muy pocos pocemos decir eso, casi de ninguno te diría
Juanjo: ¡VIVA!
Capitana: Recordemos que desde el juicio a las juntas hasta ahora nadie volvió a juzgar a Videla, por ejemplo. otro

Psicologa con problemas dijo...

Diego, que gran relato! pero yo SI quiero saber quien fue la profe que no dio la cara! Quizas tambien haya sido mia en algun momento... de algun colegio hermano.
Si te pones a ver la profe planto en vos la semilla del periodismo!
tucuMala

Diego Nofal dijo...

Tucu: creo que a esta no la cobijo el san antonio, da las gracias, hoy es la directora del mío, y te juro que tengo muy pocas cosas que agradecerle. beso

Diego Nofal dijo...

Gracias a los que se van sumando, este comment es en realidad porque soy muy cabulero para tener un número yeta en mi post

Horacio Gambarte dijo...

Ese hombre con cara de abuelo bueno fue quien hizo que me quedaran los colores rojo y blanco del radicalismo, me inmiscuyera un poco en la historia política de mi país -lo que hizo que me abraza más al radicalismo- y casi hasta llorara de bronca el día que tuvo que dimitir porque "se lo pedía un país".
Después, cayó en la bolsa donde van a parar todos los políticos: incluso aquellos que hablan por hablar. Me equivoqué.
Ayer, lo que ví (y lo que sentí) en el cortejo fúnebre, no lo había visto ni experimentado antes por ningún político. Respeto.
Fue un Señor político. Esos que todavía hacen posible que uno crea en la política honesta. Si sos cabulero y creés en señales (el arco iris, que haya fallecido el mismo día que el papa, etc.) podríamos estar en el renacimiento del país. Por Dios, que así sea...