13 ene. 2008

Nuestro legado

Las ancestrales Ruinas de Quilmes fueron “tomadas” por los comuneros indígenas esto generó la indignación de algunas personas. Por una parte el abogado de Héctor Cruz el ex concesionario del sitio arqueológico dijo que se violaba una resolución judicial que establecía que el predio debía permanecer cerrado. Martínez Zavalía, titular del Ente Tucumán Turismo también puso el grito en el cielo porque el monumento indigena había sido recuperado hace poco por la Provincia y nadie más que ellos podían poner un pie dentro. En el medio nadie les explicó a estos señores que tanto saben de leyes y reglas que nada de eso le importa a la historia. Esas tierras pertenecen a los indigenas son suyas y siempre fue así; se las regaló la Pachamama su dios, y ningún empresario corrupto puede quetarselas, mucho menos un funcionario filibustero a quien no le tiembla el pulso a la hora de vender las “joyas de la abuela”. Esta noche hagan un pozo en el suelo ofrezcan vino y coca a la madre tierra para que se cumpla su mandato ancestral, para que no se roben su legado, ella seguro ayudará a que no se roben el nuestro. La oración es simple por tus ruinas, por tus churis, por nuestro masuru, Pachamama yanapa, yanapa*.


Churis: Hijos
Masuru: Pasado
Yanapa: Ayuda

1 comentario:

Pedro Noli dijo...

Vino, coca y aloja. Por la salud de Pachamama. Por la salud de los pueblos oprimidos por el español. Por la salud de Juana Azurduy. Por la salud del pasado. Por la salud del legado y de la herencia aborigen. Por la salud suya, amigo Nofal.